Yo no sé qué quería lograr este patita recibiendo calato al vendedor de bidones de agua. Y encima se agarraba la pinga de rato en rato delante del señor con total desparpajo. Pobre señor. Como se nota que tuvo que controlarse para no irse corriendo.